PORQUÉ

Porque la culpa nos lleva al castigo; pero no a la responsabilidad, que es una premisa esencial para que la reparación del daño tenga valor, efecto y sentido.

Porque la implementación de los valores sociales imprescindibles para la convivencia sólo puede conseguirse desde la alternativa al castigo; no desde los castigos opcionales.

Porque la abolición de las prisiones es una exigencia ineludible de la ética humana y del respeto a los Derechos Humanos, a la sociedad y, sobre todo, a las víctimas del delito.

Contacto

Laura Delgado Carrillo

​Apdo. Correos nº 29

28803, Alcalá de Henares

-Madrid-

639748242